top of page

LA FORTALEZA DE LOS MECANISMOS COMPENSATORIOS

Actualizado: 31 may


Cuando hablamos de dificultades de aprendizaje, la propia palabra ya conlleva una connotación negativa. De lo que no se opina y, por ende, no se tiene en cuenta, es que estás personas, en las que me incluyo, han desarrollado a lo largo de toda su vida, unos mecanismos para poder compensar esas dificultades y llegar al objetivo, “al nivel fijado” donde están esperando el resto de personas. Añadiendo, además, tiempo, presión, fatiga, tensión, una serie de características relacionadas con la situación de aprendizaje que son estresantes.

Las estrategias de compensación son un mecanismo de adaptación que consiste en la posibilidad de implementar conductas para mantener la eficacia en el procesamiento cognitivo y responder a una pérdida de un modo eficaz, es decir, para conseguir una meta mediante la adaptación de los recursos cognitivo conductuales que dispone (Dixon & Frias, 2004).

Para contextualizar, los procesos cognitivos, “son estructuras o mecanismos mentales” (Banyard 1995: 14) que se ponen en funcionamiento cuando la persona observa, lee, escucha, mira. Estos procesos son: percepción, atención, pensamiento, memoria, lenguaje. En muchos trastornos, tales como TDA, TADH, dislexia, TEL, etc. estás funciones presentan fragilidad. Por los que las personas que presentan determinados trastornos o coexisten a la vez, comorbilidad, muestran afectación en algunas o varias funciones que se emplean en el aprendizaje.

Hablamos de trastorno cuando estas conductas tienen una frecuencia e intensidad mayor de lo esperado para el momento evolutivo de la persona e interfieren de forma significativa en su rendimiento (American Psychiatric Association, 2013).

Monereo (1994), define estrategias de aprendizaje como “procesos de toma de decisiones (consciente e intencionales), en las cuales el estudiante elige, y recupera, de manera coordinada, los conocimientos que necesita para cumplimentar una determinada demanda u objetivo, en dependencia de las características de la situación educativa en que se produce la acción.

Con todo lo expuesto, se puede ver, que dichas personas realizan verdaderos y agotadores esfuerzos diarios para poder continuar con su aprendizaje. Como lo tienen bastante más complicado que el resto del alumnado, que no presenta afectación, deben desarrollar múltiples estrategias para alcanzar “el nivel mínimo deseado”. Todo ello, sin determinar de lo que significa emocionalmente, de lo que hablaré y detallaré, en el próximo texto que realice.

Los recursos cognitivos, se desarrollan al máximo de maneras muy diferentes (estrategias de aprendizaje), de tantas, hasta alcanzar el objetivo a aprender. Por ello, estás personas LUCHAN VORAZMENTE, se esfuerzan, se automotivan, tienen constancia, aunque el entorno no lo aprecie, para poder continuar, aún cuando parece que no lo van a conseguir. Buscan mil formas de hacerlo hasta hallar la que funciona, que, en muchas ocasiones, no es la misma que les funcionó en otra ocasión, pero no dejan de persistir.

Si a todo ello se les une, el acompañamiento y ayuda en el desarrollo de dichas estrategias (tratamiento psicopedagógico), la compañía y comprensión de su entorno más próximo (familia) y del contexto del aprendizaje (escuela), el camino a transitar puede ser menos pedregoso.

Al final, han conseguido desplegar infinitos mecanismos que ya están dentro de ellas y las van a acompañar el resto de su vida. Con el tiempo, la edad, si han sido acompañadas y lo menos dañadas posible, a nivel emocional, si han podido creer en sí mismas, serán personas que aprenderán rápidamente, de infantas fuentes y formas, serán listas y muy espabiladas con una capacidad de resolución generalizada muy desarrollada.

Desde mi propia experiencia, como niña y adulta, con dificultades de aprendizaje, puedo decir que se logra. Yo lo conseguí, y me dedico a acompañar a niños y niñas en su camino personal e individual, a vivirlo con una visión de enseñanza y aprendizaje admirable, única desde la sensibilidad y el amor.


“Siempre estoy haciendo lo que no puedo hacer, para poder aprender cómo hacerlo.” Pablo Picasso.


“La mente es como un paracaídas: sólo funciona si se abre.” Albert Einstein


“Somos lo que hacemos repetidamente. La excelencia, entonces, no es un acto, es un hábito.” Aristóteles.


“Todo ser humano, si se lo propone, puede ser escultor de su propio cerebro.”Santiago Ramón y Cajal.



Arancha Fernández- Cavada Puentes



# aprender con amor                                              # enseñar con amor



8 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


AFC Psicopedagogía Creativa
bottom of page